Prelectura y Lectura Ligera (1)

Actualizado: 24 ene

¿Cómo no enfrentamos a un texto por primera vez sin que nos dé una pereza tremenda?

La idea es acercarnos a él poco a poco y sin agobios. Una estrategia muy válida para este acercamiento es la prelectura.



¿Qué es la prelectura?

Es una lectura de inspección. Puede ser más o menos sistematizada. El objetivo es captar la estructura, el tipo de texto, la posible intención del autor y la idea o ideas principales. Para realizar una buena prelectura damos por hecho que tenemos un nivel de lectura mínimo que no exige tener que pararse a buscar palabras que no conozco o a quedarse estupefacto ante la gramática del texto.


¿Cómo podemos adquirir el hábito de hacer una prelectura con este primer objetivo?

Leo rápidamente el título, subtítulo y, si lo tuviera, el prólogo del libro. Se trata de hacernos una idea sobre el tema. La contraportada o solapas, si las tuviera, suelen contener un resumen de los principales puntos u objetivos del texto.

  • Miro el índice. Nos hacemos una idea general de la estructura del tema. Los libros puramente de texto suelen contener índices más detallados. Otros no. Estudiar el índice nos permite ir intuyendo cómo está ordenada la información y por qué y dónde están los asuntos que más necesitamos o que intuyamos que contienen lo esencial. Si el libro no tiene índice, tendremos que ir elaborándolo en nuestra cabeza echando un vistazo rápido a los títulos, subtítulos, etc. de los distintos capítulos o apartados.

  • Echo un vistazo a algunos párrafos de esas partes que he intuido como esenciales. Me fijo en los términos que me llamen la atención o estén directamente resaltados en el propio texto. Me puedo fijar en la propia estructura de esa parte o capítulo, para nuevamente encontrar en ella lo esencial.

  • Una vez he elegido los capítulos fundamentales, hago una prelectura de los mismos. Me fijo en títulos, subtítulos, resúmenes, introducciones. Después paso por todas las páginas del capítulo intentando detectar los párrafos e ideas principales, los argumentos fundamentales.

Después de todo esto, ya deberíamos saber bastante sobre el libro. Todo depende de la extensión del libro, pero no nos debería llevar más que unos minutos.


¿Qué grado de concentración requiere?

Es una lectura muy activa. Requiere un alto grado de concentración y alerta porque parte de objetivos concretos que te obligan en enfocarte. Tener un sistema genera atención. La atención genera resultados. En la prelectura eres como un detective en busca de pistas.


¿Cuál es el siguiente paso?

A partir de aquí y antes de adentrarnos en la lectura analítica o comprensiva, podemos hacer algo que también podemos considerar parte de esta prelectura. O un intermedio entre la prelectura y la lectura comprensiva. Vamos a llamarla “lectura ligera”.


¿Qué es la lectura ligera?

Se trata de leer un libro, un capítulo o el texto con el objetivo de llegar hasta el final. Lo leemos entero sin pararnos. No nos pararemos si algo que no comprendemos, o palabras que no entendemos o argumentos que nos confunden. Seguimos adelante. El objetivo es leer todo, no comprender todo. Obtener una visión de conjunto leyendo el texto entero, pero de forma ligera. Como si fuera una novela que te encanta. Te pongo un ejemplo que te convencerá: intenta leer a Shakespeare del tirón o parándote a desentrañar y buscar todas las notas a pie de página. Verás que la experiencia es distinta. La primera te sirve para seguir avanzando. Con la segunda en realidad nunca acabas de meterte en el texto ni de familiarizarte con él. Lo que queremos es eso, que nos resulte cada vez más familiar. Olvídate de no comprenderlo en su totalidad, al menos de momento. Empeñarme en dominar todos los matices de una página antes de pasar a la siguiente, me impide obtener una visión de conjunto, que es paradójicamente lo que me facilitará la comprensión posterior.


¿Qué herramienta nos puede ayudar?

En esta fase de lectura ligera nos va a ser muy útil comenzar a practicar técnicas de lectura rápida. La velocidad de lectura ideal depende tanto del alumno como del tipo de texto. El objetivo no es leer siempre a la misma velocidad, pero sí hay una cosa cierta: la mayoría de nosotros podemos aprender a leer más rápido. Nos será especialmente útil tanto en la prelectura como en la lectura ligera.


Para que este proceso de lectura ligera sea más fluido vamos a empezar a evitar los errores típicos de la lectura:


Subvocalizar

Aunque resulte extraño, los lectores adultos seguimos subvocalizando en nuestra mente. La voz interior es un hábito muy común entre los lectores. Se trata de las palabras que dices en tu mente durante la lectura y es una de las principales razones por las que la gente lee lentamente y tiene problemas para mejorar su velocidad de lectura. Algunos adultos incluso siguen vocalizando, es decir, repitiendo en voz alta lo que leen. El problema de esto último es evidente: no podrás leer más rápido de lo que vocalices.


Exceso de fijaciones

Muchos lectores sin experiencia «se quedan fijos» hasta cinco o seis veces en el transcurso de cada renglón leído. Por eso a veces sólo leemos palabras aisladas o, a lo sumo, frases de dos o tres palabras, a saltos en el renglón. Las fijaciones son ese punto donde fijamos los ojos, esa “foto” o clic que hacemos en la línea que nos permite ver de un golpe de vista cierta cantidad de información. Un lecto experto puede ver bastantes palabras de golpe. Un lector inexperto una o dos palabras.


Regresiones

Consiste en regresas a frases o líneas ya leídas, bajo la excusa de que hemos perdido la concentración o bien de que no hemos entendido. Esto vamos a tratar de evitarlo en esta fase. Recuerda que el objetivo era llegar hasta el final, no comprender todo. Si nos hemos perdido algo o nos hemos distraído ya tendremos tiempo de recuperarlo en fases posteriores.

Las técnicas de lectura rápida favorecen no sólo la velocidad sino la concentración. Que nuestra concentración aumenta redundará, sin duda, en una mayor comprensión, por lo que al usarlas estamos ya avanzando en la comprensión.


En el próximo post veremos algunas de estas técnicas.



 

Nuestro catálogo de cursos sigue creciendo!! Echa un vistazo a nuestra escuela y consigue recursos gratuitos: tienda.vidroop.com/academia/institutoserves

Nuestros tres áreas de conocimiento:

- Técnicas de Estudio y Aprendizaje

- Formación para formadores

- Psicología y Educación


Te esperamos!!




51 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo