Ponerte a punto para tener mejor memoria


Vamos a ver una serie de hábitos que me pueden poner en mejor disposición para memorizar y estudiar mejor. La mala memoria realmente no existe. Es una habilidad que se construye y practica. De entrada, cuanto más acostumbrado estoy a leer, a trabajar la información y a esforzarme, la memoria tiene una mejor base para construirse. Pero aparte de ello, podemos ejercitar una serie de hábitos para potenciarla y sobre todo para no saturar al cerebro.



Hacer ejercicio. Se han hecho muchos estudios para comprobarlos. Segregamos dopamina y serotonina, que tanto tienen que ver con el aprendizaje. El ejercicio segrega unas moléculas que mejoran el hipocampo, que es la parte que gestiona la memoria y el aprendizaje. Seguro que has tenido la sensación de que después de hacer ejercicio tu mente está más abierta al aprendizaje y se te quedan mejor las cosas.


Dormir bien. Quien no duerme no aprende. Nuestro cerebro se olvida antes de las cosas si no duerme. Cuando dormimos, el cerebro trabaja. Consolida lo que tengo que aprender a largo plazo y elimina lo que no sirve. Cuando no duermo, no se produce este proceso.


Alimentarnos bien. El cerebro también se nutre, igual que el cuerpo. Evitar ácidos grasos transgénicos, grasa no natural. Incluir ácido graso natural como el omega 3, frutas, espinacas, etc.

Es importante realizar 5 comidas al día para evitar la sensación de hambre entre horas.

Cinco comidas al día en época de exámenes


El desayuno debería ser la comida más importante del día. Incluiremos algún lácteo, cereales y fruta para que sea completo. El cacao en polvo añadido a la leche suele ser un aporte de energía suficiente para empezar bien el día. La miel favorece la concentración y la memoria.

En el resto del día incluiremos verduras u hortalizas, que aportan potasio, magnesio, ácido fólico y fibra. La pasta y el arroz integrales, tres veces por semana, nos aportarán vitamina B. De igual manera, podemos obtener fibra, proteínas, potasio y hierro de las legumbres si las consumimos varias veces por semana. La carne y el pescado azul incluyen nos aportan proteínas, zinc, fósforo y vitaminas. El mejor postre es la fruta, importante fuente de vitaminas en general.

La cena no debe ser pesada, ya que por la noche la digestión es más difícil y puede obstaculizar el descanso. El huevo es una buena opción, aunque se aconseja no tomar más de 4-5 a la semana.


Más consejos alimenticios:


· Chocolate negro: aportan energía y potencian la memoria. Unas onzas al día en época de exámenes pueden ser un gran complemento.

· Salmón: aumenta la concentración.

· Arándanos: mejoran la memoria.

· El huevo: consumidos con moderación, mejoran la atención y la memoria.

· Los lácteos y derivados aportan calcio y un buen número de vitaminas.

· Nueces y almendras: mejoran la capacidad intelectual y la memoria.

· Huye de las bebidas azucaradas. Mejor zumos o agua.

· El café, el té, los cigarrillos o las bebidas carbonatadas dificultan el descanso y la concentración. Aunque también hay estudios que afirman que el café sin abusar aumenta la dopamina y nos ayuda a estudiar.

· Favorecen la relajación la leche y los cacahuetes.

· Potencian la memoria: leche, frutos secos, plátanos, semillas, arroz y avena.

· Plátano: fundamental por su alto contenido en potasio y vitamina C.

· Zanahoria: aumenta la capacidad de retención.

Uno de los más completos alimentos que hay son los guisantes. Recomendables también en épocas de exámenes.


Relajar la mente. Hay que buscar momentos para relajar la mente. El exceso de trabajo fatiga al cerebro y deja de funcionar. Hay que resetearse con frecuencia. Sin caer en el exceso, ya que el exceso de relajación nos vuelve flojos. Encuentra un espacio en el que puedas relajarte al menos durante un periodo concreto y unas hora concreto.


Aprende algo nuevo todos los días. La falta de experiencias nuevas, de aprendizaje nuevo abotarga a nuestro cerebro. Procura aprender algo nuevo aunque sea una cosa pequeña. Puede ser simplemente mejorar un poco una técnica que ya concoes o leer algo nuevo. Es decirle a nuestro cerebro que sigue activo. El cerebro envejece cuando deja de aprender.


Cuidar el lenguaje corporal. Sonreír más, tener buen humor, respirar mejor, tener mejores relaciones con los demás ayuda a crear y reforzar conexiones neuronales. Este estado mental de bienestar ayuda a aprender mejor.


Enseña lo que sabes. Es una de las actividades que más conexiones neuronales crea. Para aprender más, explica siempre siempre que puedas lo que sabes, porque aprenderás mucho más.





CONVOCATORIAS DE SEMANA SANTA: pincha en la imagen si deseas más información.


69 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

© 2018 por Instituto Serves.
C
reado con Wix.com

  • YouTube
  • w-facebook
  • Twitter Clean

Llámanos: 911 920 967 /   formacion@gruposerves.com  / Jacometrezo 15, 3º A. 28013-Madrid