Aprender a pensar (3): EL SESGO DE CONFIRMACIÓN

Actualizado: 15 de oct de 2019


Atendemos mucho más a las ideas o la información que ya confirman nuestras ideas previas. A nuestro cerebro le encanta alimentarse de lo que ya conoce y focaliza su atención en todo lo que confirma nuestra estructura de ideas. Se ha demostrado que a veces ni siquiera escuchamos o percibimos lo que va totalmente en contra de nuestras ideas, valores y sentimientos.


El sesgo de confirmación explica el 90% de las discusiones con amigo

s, familiares y pareja, y explica nuestra natural tendencia al tribalismo sobre cuestiones sociales o políticas.


¿Cómo casar esta tendencia nuestra a la confirmación con el desarrollo de un pensamiento más crítico o analítico?


Vivimos en una realidad sesgada, por nuestras creencias, por nuestros prejuicios. Hay que se quemaría a lo bonzo por defender sus sesgos. Las redes sociales se han convertido en un parque temático de sesgos. Todo se divide en bandos, en packs ideológicos. Esto quizá ha sido siempre así, pero las redes lo han puesto más de relieve y quizá alimentado. Por eso sorprende cómo a veces hay opiniones tan unánimes todas juntas en un mismo sitio. Virus que se van extendiendo, por nuestra tendencia a la falta de análisis y nuestra tendencia al tribalismo. Hay un rechazo visceral a las ideas diferentes. Pero sólo por el hecho de ser diferentes. Nos remueve porque desmonta nuestro sistema de creencias.


Nuestra mente no busca la verdad, sino REAFIRMAR nuestras propias opiniones. Por eso los temas candentes dividen tanto a la gente, especialmente la política. De hecho, ni siquiera los mejores argumentos suelen convencer a quien está enquistado en un punto de vista. Nuestra IDEA se dispara en una dirección y es difícil pararla o cuestionarla.


En una era en la que la información circula como nunca, seguimos sin desarrollar el pensamiento crítico, a pesar de que tendríamos más herramientas para cuestionarla.


Primeras reflexiones para actuar contra el SESGO de CONFIRMACIÓN:

  • No pasa nada porque nos hagamos preguntas.

  • No pasa nada por pensar que mi punto de vista sólo es un punto de vista y que puedo aprender de otros.

  • No pasa nada por leer más. Más y más diverso.

  • O por ver videos de Youtube de distintos y contradictorios puntos de vista.

  • De hecho, te animo a que discutas sobre todo con quien piensa más distinto a ti.

  • Déjate enfadar, de hecho, pero déjate atravesar por argumentar que van en contra de tus estructuras mentales. Notarás cómo tu mente se resiste, pero verás como a fuerza de intentarlo, tu mente se va flexibilizando.

  • Y una asignatura muy difícil: aprende a escuchar. A escuchar por qué alguien dice lo que dice. Aprende a escuchar argumentos, datos, análisis y no sólo mensajes emocionales, que es desde nos manipulan la mayoría de las veces.



38 vistas

© 2018 por Instituto Serves.
C
reado con Wix.com

  • w-facebook
  • Twitter Clean

Llámanos: 911 920 967 /   formacion@gruposerves.com  / Jacometrezo 15, 3º A. 28013-Madrid